Capítulo 52 – Puerta Cerrada

Esta plaza tiene una leyenda “no fantasmal”  pero si muy curiosa para ser contada, ya que es historia de la capital, y no por no ser paranormal, menos interesante. Cuenta la historia medieval de La Villa, que la zona donde estaba situada la Puerta Cerrada, por entonces en los arrabales, era el lugar de esparcimiento de los varones de la época, tabernas, mesones y prostíbulos ocupaban la zona. Por entonces, la puerta por donde se salía era denominada como “Puerta del Dragón”. Según las crónicas medievales, era una puerta anti asedios, solo se podía pasar por ella, de uno en uno, y por pequeños pasillos llenos de recovecos y esquinas, en las que se escondían los “amigos de lo ajeno” y asaltaban a los madrileños que venían de juerga llenos de vino y amor. Las autoridades de la época, tomaron medidas para que esto no sucediera, ya que muchos de los atracados, eran nobles y de alta alcurnia y para evitar la delincuencia, procedieron a tapiar la puerta llamándose desde entonces “Puerta Cerrada”, aunque en realidad poco tiene que ver esta construcción con la actual, aparte del nombre.

Plaza Puerta Cerrada. Madrid
Letrero de Puerta Cerrada, Madrid

 

Casa Paco en la Plaza de la Puerta Cerrada
Plaza de la Puerta Cerrada

 

One Comment

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *